Majao (p.p. de majar) [derivado del latín "malleus" (martillo)]: 'quebrantado a golpes, machacado', y también 'molesto, cansado'. Público (adj.): 'notorio, patente, manifiesto, visto o sabido por todos'.

30 septiembre 2006

Ciega y sorda en la Universidad

Se llama Genet Corcuera y será el primer estudiante universitario español ciego y sordomudo. Quienes anduvimos por los pasillos de las facultades viendo, oyendo y mirando las cosas nuevas y curiosas no alcanzamos a comprender cuál es el mundo interior de la joven Genet. Tal vez haya transformado su minusvalía en un poder columbrar la esencia oculta de las cosas. Le deseamos éxito.

11 septiembre 2006

A voz de Deus

Brilha uma voz na noute...
De dentro de Fora ouvi-a...
Ó Universo, eu sou-te...
Oh, o horror da alegria
Deste pavor, do archote
Se apagar, que me guia!

Cinzas de ideia e de nome
Em mim, e a voz: Ó mundo,
Sermente em ti eu sou-me...
Mero eco de mim, me inundo
De ondas de negro lume
Em que pra Deus me afundo.

Brilla una voz en la noche... / desde dentro de Fuera la oía... / Oh Universo, yo te soy... / ¡Oh, el horror de la alegría / de este pavor de que se apague / la antorcha que me guía! // Cenizas de ideas y de nombre / en mí, y la voz: Oh mundo, / sermente en ti yo me soy... / Mero eco de mí, me inundo / de olas de negra lumbre / en que hacia Dios me hundo. [Traducción de Ángel Campos]

Fernando_Pessoa

09 septiembre 2006

Alma no eterna

¡Ah, Señor! ¡Si tú existes!
"Señor" omnipotente, me presento tristísimo.
Perdóname, "Señor", éste es mi pensamiento,
lo que juzgo verdad:
creo verdad la idea de la muerte
del alma, al punto mismo en que se muere el cuerpo.
Pienso que esto es lo exacto, lo verídico.

Mas me ocurre, me duele, que esto sea,
o que se considere, como auténtico.
¡Qué tristeza, qué lástima, alma mía,
qué bien quisiera eterna conocerte!
Oh gran "Señor", sería mi entusiasmo
saber que vive el alma cuando el cuerpo se muere.

Ay, qué triste es ahora que, oh "Señor", yo no sepa
si existes; ni, si existes, dónde existes.
Mas a pesar de esa terrible duda,
yo te amo, yo te adoro. Te pido que concedas
(¡ay, que sería imposible, no existente!),
cuando se muera el cuerpo, la eterna vida al alma.

Eso es lo que deseo; mas, ay, no tengo prueba:
mi alma se deshará cuando se muera el cuerpo.



Dámaso Alonso

06 septiembre 2006

Siddhartha

Siddhartha (1922) es un relato luminoso como un antiguo apólogo oriental, del escritor alemán Hermann Hesse. Relata en muy pocas páginas toda la vida de búsqueda del hijo de un bramán, hasta que alcanza en la vejez la sabiduría.

Es admirable que un escritor europeo, Hesse, acierte en plasmar el espíritu del budismo. Un relato que explica que cada uno ha de vivir su vida. Releído muchas veces, dirá cosas distintas en edades diversas.

Cuando alguien busca -dijo Siddhartha-, suele ocurrir que sus ojos sólo ven aquello que anda buscando, y ya no logra encontrar nada ni se vuelve receptivo a nada porque sólo piensa en lo que busca, porque tiene un objetivo y se halla poseído por él. Buscar significa tener un objetivo. Pero encontrar significa ser libre, estar abierto, carecer de objetivos.

02 septiembre 2006

Que Sevilla sea...


En memoria del escritor sevillano Joaquín Romero Murube (1904-1969). Con motivo de su centenario se publicó una colección de obras escogidas y una biografía. La placa de la fotografía está situada en la calle Cardenal Spínola, en el barrio de San Lorenzo.