16 diciembre 2006

Feliz Navidad


MIJAS, viernes, 15 diciembre 2006 (ZENIT.org).- Los profesores de Religión y alumnos del Instituto «Las Lagunas» de Mijas (Málaga) y el colectivo de padres católicos de Málaga han expresado su indignación por la que consideran una «actitud irrespetuosa» por parte de la directora del Instituto, Mercedes García del Álamo, al tirar a la basura un Belén montado por los alumnos de Religión de 1º ESO.

Sin sospecharlo, los edecanes de los tiranos logran recrear el Misterio: que Jesús nazca de nuevo humildemente, arrojado a un pesebre (como si dijéramos: a la basura). Lo que nunca entenderán los poderosos de este mundo. Si yo profesase el credo musulmán, o fuese judío observante, dudaría de la buena fe y sinceridad de quien quiere caer en gracia de las confesiones minoritarias apaleando a los cristianos.

13 comentarios:

  1. Claro majao feliz navidad
    y que la estrella nos ilumine y enseñe el camino
    claro majao
    feliz navidad.

    ResponderEliminar
  2. Me pareces irrebatible. Pero siguiendo el curso de los acontecimientos, por qué no decirle a la buena señora que prenda fuego al Corte Inglés..., por ej....; o que diga al alcalde no creyente que deje de enviar felicitaciones personalizadas con el dinero de los contribuyentes, por ej.... Pero eso sí: ¡maten a todos los cerdos del mundo...!, por la triquinosis, ¿qué pensabas?

    ResponderEliminar
  3. Querido joaquín, te deseo que estas fiestas sean muy felices para tí y que el año nuevo traiga cosas realmente buenas. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Nunca he sido muy religioso. Quizás para lo único que me han servido las clases de religión fue para aprerme nombres de cuadros, como este del Greco. No obstante, Feliz Navidad.

    ResponderEliminar
  5. Parece que en la encuesta van ganando los partidarios de Dios, pero por muy poco.

    ResponderEliminar
  6. Amigo Enrique, ¡si la existencia de Dios pudiese decidirse en votación!

    ResponderEliminar
  7. Felicidades. Visto de esa forma, el belenicidio de Mijas tiene miga...

    ResponderEliminar
  8. Por lo de Mijas: La estupidez no tiene límites, es amplia y se ejerce a favor y en contra de cualquier cosa. Me pregunto si no se puede llegar a acuerdos...

    Feliz Navidad Joaquín, y lo demás hasta el 6 de enero. Yo nací el 5 y mi madre aseguraba que me había traido el Rey Negro.

    ResponderEliminar
  9. Feliz Navidad, apreciado Josaquín.

    ResponderEliminar
  10. Eso pasa por mezclar la velocidad con el tocino. Las creencias cada uno las debe tener en su casa y no en la de todos.

    Los partidarios de cualquier credo siempre defenderán lo que conideran un fundamento de razón, cuando lo razonable es que entienda que su fe es algo particular.

    Lo que hace daño al mundo no es la idea de una trascendencia a nuestra experiencia vital o no, lo que realmente fastida es que cada uno trate de imponerla con nombres y apellidos.

    Se podían celebrar las saturnales que eran las fiestas romanas de este tiempo.

    http://elsexodelasmoscas.blogspot.com

    ResponderEliminar
  11. Que curioso, a mí me pasó algo muy parecido, cuando estudiaba octavo de EGB (que en paz descanse)... yo iba a colegio de monjas y cada niña (sólo éramos niñas por entonces) llevaba una figura de Belén grande para montarlo entre todos. Yo, al ser la que más afición o facilidad para la pintura tenía de mi clase, me mandaron el pintar a la Sagrada Familia: San Jose, la Virgen, el Niño...
    Pues lo hice precioso y con todo mi cariño, pero me llevé la sorpresa de que la Sor de turno me lo echara para atrás porque me había "atrevido" a dibujar a la Virgen con una melena larga y rubia. Y para las monjas, eso era Impúdico porque recordaba a una Barbie.
    Y ´mi Sagrada Familia no fue a la basura porque me la llevé a casa y la lloré mucho... me sentó verdaderamente mal, aunque también en parte me sentí idiota y culpable por haberme "atrevido" a representar a la Virgen así.
    Ahora que han pasado los años, acabé el colegio, bup, cou y universidad, me rio de aquello, pero me rio por la mezquindad de aquella monja estúpida y amargada.

    ResponderEliminar
  12. Bienvenida Atenea, y gracias por contar tus recuerdos.

    ResponderEliminar