10 junio 2007

Palabras de un científico judío y agnóstico

"Compartí la enorme ventaja de un respeto por aprender que impregna toda la cultura judía, incluso en los niveles económicos más pobres. Pero no tuve educación religiosa formal (ni siquiera tuve un bar mitzvah), porque mis padres se habían rebelado contra un entorno familiar que previamente nadie había cuestionado (...) No soy creyente. Soy agnóstico en el sabio sentido de T.H. Huxley, quien acuñó el término cuando identificó este escepticismo liberal como la única posición racional porque, realmente, no podemos saber. No obstante, habiéndome apartado de los puntos de vista de mis padres (y siendo libre, en mi propia educación, de las causas de su rebelión), tengo un gran respeto por la religión. El tema me ha fascinado siempre, casi por encima de todos los demás (con unas pocas excepciones, como la evolución, la paleontología y el béisbol). Gran parte de dicha fascinación reside en la sorprendente paradoja histórica de que la religión organizada ha proporcionado, a todo lo largo de la historia de Occidente, tanto los horrores más indecibles como los ejemplos más conmovedores de bondad humana frente al peligro personal."

Stephen Jay Gould, Rocks of Ages (1999)

8 comentarios:

  1. Coincido en todo lo que dice Gould en este párrafo magnífico, menos en el beisbol.

    Y añado: no es una cuestión de respeto académico o de educada cortesía, sino de "imposibilidad de saber" y "carencia de fe".

    ResponderEliminar
  2. Lo del béisbol lo tomo como una pequeña ironía.

    ResponderEliminar
  3. No, lo del béisbol no es ironía. Gould sentía pasión por ese deporte, y tiene más de un ensayo en el que explica nociones de la evolución y de estadística con ejemplos y analogías del beísbol...que deben ser muy ilustrativas para un yanqui, pero que a mí me dejan totalmente a oscuras.

    Es una buena noticia que este libro se haya publicado en rústica. A ver si la sensatez y la cultura que le sobran a Gould contrapesan, aunque sea un poco, a "El espejismo de Dios"...

    ResponderEliminar
  4. La afición al béisbol en un norteamericano se da por descontado, como la del fútbol en Europa. La ironía tal vez es hacerlo preceder al asunto de la religión. Sí, hacen falta voces sensatas como la de Gould, porque R. Dawkins, siento decirlo, no se puede tomar en serio (está fanatizado).

    Aprovecho para dejar un enlace muy interesante de "Tendencias 21":

    http://www.tendencias21.net/Se-intensifica-el-debate-sobre-el-ateismo-y-la-religion_a1603.html?PHPSESSID=c5c6135592763888905e676937704e16

    ResponderEliminar
  5. A ver si esto funciona de una vez. Os recomiendo un artículo de Thomas Nagel sobre "The fear of religion". Si supiera añadir links, os lo reflejaría aquí. Otro día resumo la argumentación. Saludos, CURRO (recurro al anonimato para ver si así el sistema me perdona por una vez la contraseña ...).

    ResponderEliminar
  6. Hay una novela estupenda sobre un paleontólogo agnóstico que debate sobre la existencia de Dios ... con un extraterrestre. Escribí sobre ello en alguno de mis posts que se perdieron en el ciberespacio (a causa de mi impericia con las contraseñas); espero no repetirme. Robert J. Sawyer: "El cálculo de Dios", Ediciones B. Un acertado cóctel de ciencia ficción, cosmología, divulgación científica, apologética, humor ... El libro está francamente bien.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Thomas Nagel12 junio, 2007

    The reason that we are led to the hypothesis of a designer by considering both the watch and the eye is that these are complex physical structures that carry out a complex function, and we cannot see how they could have come into existence out of unorganized matter purely on the basis of the purposeless laws of physics. For the elements of which they are composed to have come together in just this finely tuned way purely as a result of physical and chemical laws would have been such an improbable fluke that we can regard it in effect as impossible: the hypothesis of chance can be ruled out. But God, whatever he may be, is not a complex physical inhabitant of the natural world. The explanation of his existence as a chance concatenation of atoms is not a possibility for which we must find an alternative, because that is not what anybody means by God. If the God hypothesis makes sense at all, it offers a different kind of explanation from those of physical science: purpose or intention of a mind without a body, capable nevertheless of creating and forming the entire physical world. The point of the hypothesis is to claim that not all explanation is physical, and that there is a mental, purposive, or intentional explanation more fundamental than the basic laws of physics, because it explains even them.

    Thomas Nagel, "The fear of religion"

    (obsérvese la vigencia del estoicismo)

    ResponderEliminar