03 mayo 2007

El perfil de Egipto


Egipto, que no es un país árabe, comparte con otros países del mundo musulmán ese singular perfil de un pueblo de fe islámica, sobrepuesto a un pasado extraño y extinguido: un pueblo de creyentes que habita en la antigua tierra de los faraones, the cradle of civilizations, como gustan publicitarse. Pero no hay hombre o mujer egipcios que no se sientan hoy vívamente orgullosos de su pasado esplendor, del que en parte viven, y en ocasiones alardean de ser descendientes del mismísimo Ramsés.


4 comentarios:

  1. Hay una asociación de egiptología en Sevilla, en la calle Arcos. No sé si te intereserá, porque tú ya has vuelto de allí. Lo cierto es que no sé qué es ni qué hacen, pero ahí queda el dato. Bonita foto

    ResponderEliminar
  2. Te sorprenderá saber que yo no soy muy adicto a los temas egiptológicos. Me parece una cultura extrañísima, que además (es sólo una impresión subjetiva) debió nutrirse de la mitología extranjera procedente del Oriente Medio. He vuelto de Egipto asombrado por los templos y tumbas colosales, y sobrecogido por la crueldad de los faraones con sus enemigos. Lástima que un hogar tan fértil, el río Nilo, haya acogido tanto sufrimiento a lo largo de los siglos.

    ResponderEliminar
  3. Hay una especie de brutalidad en los pueblos del Antiguo Testamento casi animal. Como si el hombre entonces no fuera persona y se pudiera disponer de su vida al gusto. Hasta en el pueblo judío, que estaba tan cerca de Dios. Esta situación parece que desaparece poco a poco con el cristianismo; pero esta tesis mía es muy dudosa, sobre todo por las grandes masacres que se inician con la revolución francesa y las de este siglo pasado.

    A mí también me parece que es un tanto misteriosa esa cultura, pero nunca creeré que es porque la visitaron los extraterrestres ;)

    ResponderEliminar